Herramientas

Nuestras propias manos son la herramienta más rápida y la que tendemos a utilizar en el acuario, sin más apoyo que una toalla para secarnos. No obstante, los habitantes del acuario no ven con agrado que su medio sea invadido, lo cual se traduce en estrés que a su vez puede derivar en enfermedad, sobre todo si realizamos grandes cambios frecuente...

Nuestras propias manos son la herramienta más rápida y la que tendemos a utilizar en el acuario, sin más apoyo que una toalla para secarnos. No obstante, los habitantes del acuario no ven con agrado que su medio sea invadido, lo cual se traduce en estrés que a su vez puede derivar en enfermedad, sobre todo si realizamos grandes cambios frecuentes en la estructura de su hábitat, o si metemos ambos brazos en el acuario. Hoy en día existen cada vez más herramientas que nos permiten ser menos invasivos, más rápidos y más precisos en labores como son la limpieza interior o el plantado.

Más

Herramientas Hay 15 productos.

Subcategorías

  • Plantado

    Trabajar con precisión es de vital importancia a la hora de plantar o podar plantas. Algunas son especialmente delicadas, y no es buena idea usar las manos; otras tienen hojas diminutas, haciendo necesario usar instrumental adecuado para no dañarlas. De igual manera, si utilizamos capas de diferentes sustratos, es recomendable trabajar con una espátula que evite la mezcla indiscriminada del mismo. Incluso las redes o salabres de malla fina, además de para capturar peces, nos servirán para recoger los residuos de la poda, evitando una innecesaria saturación del filtro.

  • Limpieza

    La limpieza (o su ausencia) influye de manera directa en la estética y en la salud del acuario. Muchas veces solo se pone el foco en la primera, pero es mucho más importante la segunda. Unos cristales llenos de algas son un problema que podemos eliminar rápidamente con la multitud de herramientas que hoy en día existen, dejando un aspecto gratamente mejor a la vista, con el que podemos agradar a las visitas o a nosotros mismos. No obstante, limpiar un acuario no es como limpiar una habitación. Un arduo trabajo de limpieza para compensar mucho tiempo de escaso mantenimiento, puede convertir una situación de riesgo, en una condena definitiva para los habitantes de la urna. Los parámetros químicos del agua deberían encontrarse siempre en valores óptimos, pero si en algún momento dejan de estarlo, es mucho más peligroso provocar una alteración brusca en dichos parámetros, aunque gracias a ella se coloquen en los valores óptimos. A ello debemos sumar el enorme estrés que puede suponer para los peces nuestra presencia invasiva tras un prolongado rato trabajando dentro de la urna o incluso en el exterior. Dicho de otra manera, siempre hay que analizar los problemas de fondo, antes que atacar los estéticos. Limpieza no es solo dejar unos cristales bonitos; también incluye aspirar las suciedad del sustrato (conocido como "sifonar"), cambiar agua, limpiar el filtro y sus cargas filtrantes, así como recoger toda materia orgánica en descomposición que observemos a simple vista. Y como hemos dicho, debe primar la regularidad frente a la intensidad. Si el acuario está estéticamente feo por falta de mantenimiento, la solución no es dejarlo impecable en una tarde, sino reconocer nuestro error y afrontar como un reto, y no como una pena, el restablecimiento progresivo de su buen aspecto, en lo que sin lugar a dudas nos servirá también para ampliar nuestro conocimiento.

  • Construcción y reparación

    Algunas personas se adentran al máximo en el mundo de la acuariofilia, y optan por fabricar o reparar sus propios acuarios. Debe hacerse siempre con un profundo conocimiento de lo que va a hacerse, y usando productos que cumplan con las normativas que requieren los acuarios homologados. Sin duda, un interesante reto para los más veteranos.

por página
Mostrando 1 - 12 de 15 items