Técnica

El apoyo de la tecnología ha sido fundamental para lograr acercar la acuariofilia al público general. Si bien es cierto que los principios básicos sobre los que se sostiene un buen acuario pueden respetarse con conocimiento, constancia y sin apenas artilugios; no es menos cierto que un buen apoyo técnico supone una garantía y un seguro, ya que n...

El apoyo de la tecnología ha sido fundamental para lograr acercar la acuariofilia al público general. Si bien es cierto que los principios básicos sobre los que se sostiene un buen acuario pueden respetarse con conocimiento, constancia y sin apenas artilugios; no es menos cierto que un buen apoyo técnico supone una garantía y un seguro, ya que nos ayuda a que la urna sea lo más autosuficiente e independiente posible y pueda contrarrestar con éxito los factores potencialmente negativos (temperatura del exterior, acumulación de residuos, irregularidad del mantenimiento, sobrealimentación, microorganismos introducidos, etc.). En definitiva, nos hace la vida más fácil a nosotros y a los habitantes del acuario.

Más

Técnica Hay 39 productos.

Subcategorías

  • Aireación

    La aireación es uno de los factores más importantes en el mantenimiento, pero frecuentemente no es tenida en cuenta. Todos los habitantes del acuario, incluyendo las bacterias que realizan filtración biológica, necesitan oxígeno. De manera natural, la superficie del agua realiza intercambio de gases con el aire en contacto. En un acuario que no tenga exceso de población y esté bien plantado, la oxigenación necesaria se consigue eliminando la tapa, o rompiendo la superficie del agua orientando hacia ella el flujo de salida del filtro, ya que este movimiendo favorece dicho intercambio de gases. Los acuarios con tapa, o los tropicales cuyas temperaturas están por encima de los 25 ºC (a más temperatura, menos concentración de oxígeno en agua), tienen tendencia a padecer carencias de este elemento vital. Por tanto, tener una bomba de aire supone un apoyo muy interesante y a veces indispensable, ya que aporta oxígeno al agua, de manera directa (inyectándolo por el tubo) e indirecta (moviendo la superficie del agua).

  • Temperatura

    La temperatura del agua tiene una importante relevancia al influir directamente en factores básicos, como son la oxigenacion o la existencia de microorganismos (tanto beneficiosos como dañinos). Si bien las especies actuales, criadas en su mayoría en cautividad, pueden aceptar un rango de temperaturas más amplio que en su biotopo de origen, debemos controlar que no existan cambios bruscos de temperatura, ya sea por las condiciones del medio exterior, o por cambios de agua.

  • Filtración

    Si tuviésemos que hablar de un antes y un después en el arte acuariófilo, una de las paradas obligatorias sería el momento en el que se desarrolló la filtración, especialmente la biológica, que permite reducir al máximo los peligros inherentes de un entorno cerrado y limitado como el acuario. Hoy en día, existe además filtración mecánica, química, adsortiva, líquida y electrolítica. Además de hacer del agua un lugar más seguro, la filtración lleva implícita una circulación del agua que muchas veces es suficiente para oxigenar el acuario.

  • Alimentación

    La alimentación es uno de los caballos de batalla de la acuariofilia, quizá el principal. Un buen trabajo de mantenimiento puede venirse abajo si no se es disciplinado a la hora de disponer la comida en el agua. El aliciente de alimentar a los peces, es que obtenemos en el acto prácticamente la única interacción que podemos tener con ellos, lo cual nos satisface. Cuando aún no hemos aprendido a disfrutar de su simple observación y cuidados, esta es la única manera que hallamos para que "hagan algo". De tal forma, podemos pasar de la sobrealimentación a la total escasez de comida, en cuestión de días, según nuestro estado de ánimo, ritmo de vida, memoria, etc. Evidentemente, lo mejor para nuestro acuario es que realicemos esta tarea -al igual que las demás- con plena consciencia, realizando un planning con comida variada y en pequeñas dosis, que respetaremos lo máximo posible; pero esto, como se ha dicho, no suele cumplirse, y las consecuencias negativas terminan llegando. Una solución es utilizar alimentadores automáticos, artilugios programables que dispensan dosis de cantidad casi idéntica en los momentos del día que decidamos, y sin estar nosotros presentes. Si la dosis es correcta la alimentación no será un problema inmediato, y además podremos salir de vacaciones incluso algunas semanas sin que nuestro acuario se venga abajo por inanición de sus habitantes. No obstante, hay que tener en cuenta que los alimentadores automáticos generalmente se usan con alimento deshidratado, y especialmente algunas especies exigentes pueden sufrir carencias nutricionales si se les mantiene únicamente con esto.

  • Circulación del agua
  • Iluminación
por página
Mostrando 1 - 12 de 39 items